Las conversaciones sobre la caída de los precios de la vivienda, el alza en la deuda de los consumidores y la baja en las ventas, traen preocupaciones sobre la salud de la economía de la nación. Esto ha causado que muchas personas en los Estados Unidos estén sintiendo estrés y ansiedad adicional sobre su futuro financiero.

En los Estados Unidos, el dinero es muchas veces una prioridad en la mente de las personas. De hecho, dinero y trabajo son dos de las mayores fuentes de estrés en casi el 75 por ciento de las personas en los Estados Unidos, según datos de la encuesta “Estrés en América 2007” realizada por la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés). Cuando a esto se le suman titulares de prensa declarando la amenaza de una recensión económica, muchas personas empiezan a tener temor acerca de las maneras cómo manejar cualquier dificultad financiera adicional.

A pesar de lo anterior, esta tensión extra puede ser manejada de la misma manera que la mayoría de nuestro estrés cotidiano. La primera recomendación de los psicólogos es tomar una pausa y no entrar en pánico. Aunque es cierto que en cada bajón de la economía hay efectos desconocidos, nuestra nación ya ha experimentado recensión anteriormente. También hay disponibles estrategias para manejar el estrés durante los tiempos difíciles de la economía.

La Asociación Americana de Psicología ofrece las siguientes recomendaciones que le pueden ayudar a manejar su estrés relacionado con el dinero y la economía:

  • Tome una pausa pero no entre en pánico. Hay muchas historias negativas sobre el estado de la economía en los periódicos y en la televisión. Por eso, ponga atención en lo que pasa alrededor de usted, pero evite caer en la negatividad del sensacionalismo. Este puede generar altos niveles de ansiedad y llevarle a tomar decisiones incorrectas. Evite la tendencia a reaccionar exageradamente o a caer en la pasividad. Mantenga la calma y la concentración.

  • Identifique los factores que le generan estrés relacionados con las finanzas y haga un plan. Evalúe su situación financiera y las causas de su estrés. Tome apuntes sobre las diferentes formas en que usted y su familia pueden reducir los gastos o manejar sus finanzas con más eficiencia. Comprométase a llevar un plan específico y a revisarlo frecuentemente. A pesar de que esto puede producir ansiedad en un corto plazo, poner las cosas en el papel y comprometerse a un plan puede reducir el estrés. Si está teniendo problemas pagando las cuentas o manteniendo el control de sus deudas, busque ayuda llamando a su banco o a la compañía de servicios públicos o de su tarjeta de crédito.

  • Identifique las maneras como maneja el estrés relacionado con el dinero. Durante los tiempos difíciles de la economía, mucha gente es más propensa a tratar de aliviar el estrés con ayuda de actividades nocivas, como fumar, beber alcohol, apostar dinero o comer en gran cantidad. La tensión puede también conllevar a un mayor número de conflictos y argumentos entre las parejas. Esté alerta a estos comportamientos. Si estos le están causando problemas y antes de que empeoren, considere buscar ayuda de un psicólogo, o de una clínica comunitaria de salud mental.

  • Cambie estos tiempos de desafíos por oportunidades de crecimiento y cambio real. Tiempos como estos, a pesar de ser difíciles, pueden ofrecer oportunidades para evaluar su situación actual y hacer cambios oportunos. Piense en las maneras como estos retos económicos pueden motivarlo a encontrar formas saludables para sobrellevar el estrés. Experimente salir a caminar. Esta es una manera económica de hacer buen ejercicio. Cenar en casa con su familia no solo le puede ahorrar dinero, sino también ayudar a acercarla y unirla. Considere aprender una nueva habilidad. Tomar un curso patrocinado por su empleador o buscar recursos de bajo costo en su comunidad, puede condu cirlo a conseguir un mejor trabajo. La clave es usar este tiempo para ser creativo e intentar nuevas estrategias para manejar su vida.

  • Pida apoyo profesional. Servicios de asesoría de crédito y de planificación financiera están disponibles para ayudarle a tomar control de su situación económica. Si continua sintiéndose agobiado por el estrés, considere hablar con un psicólogo quien lo puede ayudar a tratar sus emociones relacionadas con sus preocupaciones financieras, manejar el estrés y cambiar los comportamientos nocivos.

Esta hoja informativa fue realizada con la ayuda de Nancy Molitor, PHD, miembro de la APA.