Millones de personas en los Estados Unidos se aliviaron de la depresión y otras dificultades emocionales a través de la psicoterapia. Aún así, a algunas personas les resulta difícil iniciar o continuar con la psicoterapia. Esta breve guía de preguntas y respuestas brinda información básica para ayudar a las personas a aprovechar la psicoterapia ambulatoria (como pacientes externos).

¿Por qué consideran las personas la posibilidad de recurrir a la psicoterapia?

La psicoterapia es una asociación entre una persona y un profesional como un psicólogo que está autorizado para ejercer y capacitado para ayudar a las personas a entender sus sentimientos y ayudarlas para que modifiquen su conducta. Según el Instituto Nacional de la Salud Mental, un tercio de los adultos en Estados Unidos experimenta un problema emocional o de abuso de sustancias. Casi el 25 por ciento de la población adulta tiene en algún momento depresión o ansiedad.

Las personas suelen considerar la psicoterapia, también conocida simplemente como terapia, en las siguientes circunstancias:

  • Cuando tienen una sensación abrumadora y prolongada de tristeza y desamparo, y no tienen esperanzas.

  • Sus dificultades emocionales hacen que les sea difícil manejar situaciones cotidianas. Por ejemplo, no pueden concentrarse en las tareas diarias y por eso su desempeño laboral se ve afectado.

  • Algunas de sus acciones son nocivas para sí mismos o para los demás. Por ejemplo, beben demasiado alcohol y se vuelven demasiado agresivos.

  • Están afligidos por las dificultades emocionales que enfrentan miembros de la familia o amigos cercanos.

¿Qué indican las investigaciones sobre la eficacia de la psicoterapia?

Las investigaciones sugieren que la terapia reduce eficazmente la depresión y ansiedad de los pacientes y los síntomas asociados con ésta, como el dolor, la fatiga y las náuseas. También se ha hallado que la psicoterapia parece aumentar el tiempo de supervivencia en pacientes operados del corazón o con cáncer, y puede tener un efecto positivo en el sistema inmunológico del cuerpo. Las investigaciones respaldan cada vez más la idea de que la salud emocional y física están estrechamente vinculadas y que la terapia puede mejorar el estado de salud general de una persona.

Existen pruebas convincentes de que la mayoría de las personas que tienen al menos varias sesiones de psicoterapia están mucho mejor que las personas que tienen dificultades emocionales y no se tratan. Un estudio importante demostró que el 50 por ciento de los pacientes mejoraban notablemente después de ocho sesiones mientras que el 75 por ciento de las personas en terapia mejoraban hacia el final del sexto mes. La psicoterapia con niños tiene una eficacia similar a la psicoterapia con adultos.

¿Cómo hallamos un terapeuta calificado?

Seleccionar un terapeuta es una cuestión muy personal. Un profesional que trabaja bien con una persona puede no ser una buena opción para otra. Hay varias formas de obtener remisiones a terapeutas calificados, como psicólogos autorizados para ejercer, que incluyen lo siguiente:

  • Hable con familiares cercanos y amigos para que le den recomendaciones, en especial si han tenido una buena experiencia con la psicoterapia.

  • Muchas asociaciones psicológicas estatales prestan servicios de remisión que ponen a las personas en contacto con proveedores de salud mental competentes y autorizados para ejercer. (Comuníquese con la línea de información al consumidor de la Asociación Americana de Psicología al 800-964-2000 para ponerse en contacto con la organización estatal adecuada.)

  • Solicite una remisión a su médico de atención primaria (u otro profesional de la salud). Dígale al médico por qué es importante que seleccione un terapeuta para que pueda darle las sugerencias adecuadas.

  • Averigüe en su iglesia, templo o sinagoga.

  • Busque en la guía telefónica el listado de asociaciones de salud mental locales o centros de salud mental comunitarios y consulte estas fuentes para posibles remisiones.

Después de seguir estos pasos, idealmente terminará con más de una opción. Comuníquese, ya sea por teléfono o personalmente, y pida tener una oportunidad para hacerle algunas preguntas al terapeuta. Puede preguntar sobre su autorización para ejercer (credenciales) y nivel de capacitación, enfoque hacia la psicoterapia, participación en planes de seguro y honorarios. Esta conversación puede ayudarlo a analizar sus opciones y elegir a quien considera podría interactuar con usted sin problemas.

Si comienzo un tratamiento de psicoterapia, ¿cómo puedo sacar el mayor provecho de él?

Hay muchos enfoques respecto a la psicoterapia ambulatoria y a los diversos formatos en los que se puede dar, incluyendo la psicoterapia individual, grupal y familiar. Pese a las variaciones, toda psicoterapia es un proceso dialógico o de dos direcciones que funciona especialmente bien cuando los pacientes y sus terapeutas se comunican abiertamente. Las investigaciones demostraron que el resultado de la psicoterapia mejora cuando el terapeuta y el paciente están de acuerdo desde el comienzo en la identificación de los principales problemas y las maneras como la psicoterapia puede ayudar.

Usted y su terapeuta tienen la responsabilidad de establecer y mantener una buena relación de trabajo. Sea claro con su terapeuta respecto a sus expectativas y coméntele cualquier inquietud que pudiera surgir. La psicoterapia funciona mejor cuando se asiste a todas las sesiones programadas y se hace una reflexión previa sobre lo qué desea analizar durante cada una.

¿Cómo puede evaluar si la terapia está funcionando bien?

Cuando comienza la psicoterapia, usted debe establecer objetivos claros con su terapeuta. Tal vez, desee superar sentimientos de desesperanza asociados con la depresión o tal vez, desee controlar un temor que afecta su vida diaria. Tenga en cuenta que determinadas tareas requieren más tiempo para llevarlas a cabo que otras. Quizá deba ajustar algunos de sus objetivos dependiendo de la cantidad de tiempo planificado para seguir el tratamiento de psicoterapia.

Después de unas pocas sesiones, es una buena señal si siente que la experiencia es un esfuerzo verdaderamente conjunto y que usted y el terapeuta gozan de una buena relación de comunicación. Por otro lado, trate de ser sincero con su terapeuta si se siente estancado o sin dirección, después de un tiempo de recibir de psicoterapia.

A veces el terapeuta parece ser frío y desinteresado o no parece tener un concepto positivo de usted. Dígale a su terapeuta si ésto es la situación o si usted cuestiona otros aspectos de su enfoque. Si descubre que ha estado pensando en interrumpir la psicoterapia, hable con su terapeuta. Puede resultar útil consultar a otro profesional, siempre y cuando usted le comente a su terapeuta que está buscando una segunda opinión.

Durante la psicoterapia, Los pacientes suelen sentir una amplia gama de emociones. Cierta aprensión que tienen las personas acerca de la psicoterapia puede ser el resultado de su dificultad para analizar las experiencias dolorosas y difíciles. Cuando esto sucede, en realidad puede ser una señal positiva que indica que está comenzando a explorar sus pensamientos y conductas.

Debería dedicar tiempo con su terapeuta a revisar periódicamente su progreso (o su preocupación por no avanzar lo suficiente). Si bien hay otras consideraciones que afectan la duración del tratamiento de psicoterapia, el éxito en lograr sus objetivos primarios debería ser un factor clave para decidir cuando debería finalizar su tratamiento.

La psicoterapia no es sencilla pero los pacientes que están dispuestos a trabajar en estrecha relación con sus terapeutas suelen encontrar alivio a su angustia emocional, y comienzan a llevar vidas más productivas y plenas.